La Asociación Mexicana de Agencias de Publicidad (AMAP) agrupa a las agencias con mayor integridad y profesionalismo en México, cuyo trabajo destaca por su pensamiento estratégico, excelencia creativa, ética de negocio, calidad de servicio y profundo conocimiento de la profesión, así como de su importancia como motor generador de bienestar para el país.

Los Socios AMAP son las agencias más importantes de México, quienes facturan cerca del 80% de la inversión total publicitaria en el país.

Visión AMAP

Ser la asociación líder de la Industria de la Comunicación de Marketing que representa y promueve los más altos estándares profesionales, creativos y éticos de sus asociados, que generan valor a los negocios, a las marcas, a su gente y son un importante motor de la economía.

Misión AMAP

Desarrollar y mantener el más alto estándar de las prácticas profesionales y éticas en la Industria de la Comunicación de Marketing y procurar el reconocimiento del valor y aportación de las ideas a través de su justa compensación.

Valores AMAP

Los Socios AMAP se comprometen a promover y respetar los valores que garantizan la más alta calidad profesional y de servicio en beneficio del gremio, de sus clientes, de la sociedad y del desarrollo del país. La comunidad AMAP cree en…

Libre empresa y libre competencia.

Creemos en la economía de libre mercado como el sistema que permite el mejor desarrollo económico y social del país. Defendemos y promovemos la libre empresa y la libre competencia dentro de los parámetros de respeto y justa competencia.

Responsabilidad social.

Nuestro compromiso con la responsabilidad social forma parte integral de nuestra cultura corporativa. Reconocemos la importancia de operar nuestros negocios para crear valor económico y social para nuestros colaboradores y para la comunidad, así como la de preservar el medio ambiente.

Creatividad e Innovación. Respeto al valor de las ideas.

La imaginación, las ideas y la innovación son nuestro capital más importante. Defendemos y promovemos el valor de la buena creatividad y de las buenas ideas. Sabemos que los activos se deprecian y el talento se aprecia, por eso luchamos incansablemente por el respeto al valor de las ideas.

Gente.

Respetamos a las personas como el centro de nuestros negocios y de la comunicación. Tenemos genuina pasión por la gente y su desarrollo. Buscamos fomentar el bienestar de nuestros colaboradores y sus familias, promover una mayor cultura y respetar la diversidad cultural.

Ética de negocio y ética en la comunicación.

La integridad y la honestidad son fundamentales para la reputación de nuestras empresas en el mercado. La forma en la que nos comportamos como empresas y como individuos -actuando con integridad- construye esa reputación. La responsabilidad, el respeto, la ética y las mejores prácticas desempeñan un papel clave para nuestras empresas. Estos sostienen la forma en la que trabajamos dentro de la empresa, la relación con nuestros accionistas, clientes, empleados, socios comerciales, competidores y con las comunidades en las que operamos. Aplicamos prácticas sanas de negocio.

Rentabilidad.

Somos empresas de negocios y como tal operamos. Buscamos la mejor rentabilidad de nuestras empresas para mantener el oxígeno que nos da vida. También asumimos nuestro compromiso como socios de nuestros clientes y por lo mismo, procuramos la mejor rentabilidad de sus inversiones.

Calidad.

Buscamos la excelencia. Nos comprometemos en mantener un alto nivel de calidad y servicio en los procesos y en nuestra gente. Desarrollamos y certificamos nuestra operación y el nivel de nuestro personal.

Efectividad.

Lograr los objetivos es nuestra tarea. Cumplir con las metas establecidas es nuestra razón de ser. El éxito en el negocio de nuestros clientes es nuestro éxito.

Confianza.

Es la base para construir negocios rentables y duraderos. El compartir nuestro trabajo en un ambiente de participación y confianza es lo que constituye el alma de nuestras empresas.

Pasión.

Tenemos pasión y compromiso por nuestros clientes, por las buenas ideas, por las marcas y por los resultados. Nuestra misión es cumplir y tener una gran aventura buscando soluciones de negocio desde el ámbito de las comunicaciones.

Mejores Prácticas de Negocio de la AMAP

  • Sostenemos que, una responsabilidad de las empresas de publicidad y comunicación de marketing, es ser una fuerza constructiva de negocios.

  • Sostenemos que, al asumir esta responsabilidad, las empresas de publicidad y comunicación de marketing adquieren una obligación, no únicamente hacia sus clientes, sino también hacia el público, los medios, la propia industria y el país.

  • Reconocemos que, como un negocio, las empresas de publicidad y comunicación de marketing deben operar en un marco de libre competencia.

  • Afirmamos que una competencia intensa y vigorosa, conducida con honestidad y respeto, es necesaria para el engrandecimiento y la salud de los negocios. Las prácticas competitivas carentes de ética, conducen al deterioro financiero, disminución de la calidad de servicio, pérdida del prestigio y tienden a debilitar la confianza pública en los anuncios y en la institución publicitaria y de la comunicación.

  • Sostenemos que, las empresas de publicidad y comunicación deben competir con base en sus propias capacidades y no por la descalificación o descrédito de un competidor en forma directa o implícita.

  • Sostenemos que, la publicidad y otras formas de comunicación comercial son vitales para crear mercados eficientes y generar beneficios significativos para los consumidores, las empresas y para la sociedad en general. Por eso, las empresas asumen su compromiso de operar con los más altos estándares de calidad en sus procesos y en el desarrollo y certificación de su gente.

  • Sostenemos que, la publicidad y las comunicaciones de marketing responsables, deben basar su operación en la autorregulación sustentada en códigos de conducta reconocidos por la industria. El valor fundamental de la autorregulación yace en su habilidad de crear , incrementar y preservar la confianza del consumidor en las comunicaciones empresariales , y por ende, en el mercado mismo. La autorregulación es un instrumento para la protección del prestigio y reputación de las empresas individualmente consideradas.

  • En consecuencia, las empresas de publicidad y comunicación de marketing mantienen su compromiso de adherirse al Código de Ética de la industria en el mejor de los intereses del público, de los anunciantes, los medios y de la propia industria.