Los últimos años ha sido marcados por importantes cambios dentro de la publicidad. Antes, la gente veía a anuncios; hoy, la industria debe voltear a ver a la sociedad, observar los factores que la rodean, para saber cómo hablarle.

De acuerdo con Sergio López, presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de Agencias de Publicidad (AMAP), el consumidor desapareció y las marcas deben apuntar hacia las personas.

“Hasta hace algunos años, los mensajes de una marca se transmitían en un medio de comunicación, la audiencia era pasiva, se limitaba a ser receptora de mensajes. Gracias a los avances tecnológicos y el mundo digital, la interacción es fundamental y hoy el mercado se ha vuelto co-creador de marcas”, refiere.

En la actualidad, la publicidad va más allá de hacer anuncios, se trata de desarrollar ideas que puedan aplicarse en distintos ángulos de la conversación dentro de la comunicación. Se deben realizar campañas que entiendan al producto y al consumidor, más que en el medio.

Previamente sumábamos fácilmente a la recordación, la cual fue superada y requiere más interacción; hoy, la creatividad dentro de los mensajes debe tener la capacidad de ofrecer algo nuevo que venga a la mente en el momento que la decisión de compra se tomada.

Antes se peleaba por el interés, deseo y atracción de los clientes; hoy, también se busca su recomendación, las personas compramos los productos que conocemos, desconfiamos de las marcas que se quedan calladas.

Es cierto que el mundo digital nos ha deslumbrado, pero es esencial mantener la vista en el valor de las ideas.

Debemos desarrollar productos y servicios, pero a la vez, generar valor al negocio, a la marca, a la persona y a la comunidad, quien en los últimos años ha demandado que las empresas también contribuyan al bien social.

Hoy todo comunica. Por lo tanto, se han borrado las barreras entre las campañas BTL y ATL, las digitales y las tradicionales. En la era de la ansiedad informativa se deben construir mensajes sorprendentes, pertinentes, inteligentes y memorables, que muevan y conmuevan.

En consecuencia, la importancia de la creatividad ha tomado mayor relevancia dentro de las agencias, pues a diferencia de hace algunos años cuando las grandes se “comían” a las pequeñas, ahora las veloces se “comen” a las lentas. La capacidad de responder al mercado es fundamental.

Hoy, las Pymes tienen un mayor acceso a la publicidad y obtienen ventajas al aplicarla estratégicamente: supervivencia, desarrollo de negocio, competitividad, valor de marca e inclusive, los proveedores ofrecen mayores beneficios o créditos a empresas que conocen, que aquellas que son desconocidas.

En México existen cinco millones de empresas, de las cuales únicamente siete mil invierten en publicidad, pues están orientadas al producto más que al mercado. Por consiguiente, el promedio de vida de las Pymes en nuestro país es de dos años y medio.

También, es importante revisar el retorno de inversión hacia la marca, algo que debemos tomar siempre en cuenta, pues hay que medir para mejorar. En un estudio realizado por profesores del IPADE Business School, se comprobó que con una adecuada inversión en comunicación las empresas crecen sus ventas entre 15 y 22%.

De esta forma, las agencias certificadas por la AMAP ofrecen soluciones de negocio en el ámbito de la comunicación y tienen la capacidad estratégica de entender la competencia, el negocio y el contexto social y político que puede llegar a afectar una marca, así como la capacidad de enfrentar los desafíos a futuro y presentar estrategias innovadoras y disruptivas que conecten con la gente.

La AMAP invita a que las marcas se atrevan, experimenten y descubran los beneficios de la publicidad en sus negocios. Somos una Asociación que apuesta a la valorización del sector y a la profesionalización de nuestra gente para alcanzar los éxitos que las empresas esperan, con beneficios a la sociedad e impacto positivo a la economía de nuestro país.

  • Entrevista: MercaPlus
  • Contenido: AMAP